Cometas rotor


Estas cometas son básicamente un Autogiro sin motor. Su principio de funcionamiento se basa en que un cuerpo en rotación inmerso en una corriente de aire, además de ser arrastrado por la misma, experimenta una fuerza de sustentación vertical hacia arriba.

Este principio fue el que el ingeniero español Juan de la Cierva (1895-1936) aplicó en su Autogiro, que no era otra cosa que un avión en el que las alas habían sido sustituidas por unas aspas horizontales que giraban por el avance del mismo, proporcionado por la hélice propulsora, situada en la parte delantera del aparato.

Durante la II Guerra Mundial en el año 1943 los submarinos alemanes empleaban un Autogiro sin motor para observación. El observador se sentaba en el aparato y volaba al ser arrastrado por el submarino, elevándose sobre la superficie del mar.

A este Autogiro cometa los alemanes lo denominaran Focke Achgelis Fa330.

Otra forma de esta cometa es aquella en que los elementos giratorios están montados en horizontal formando un ángulo diedro en cada lado del fuselaje. Se fabrican de plástico y a veces tienen forma de avión o insecto.

La cometa UFO consta de dos palas con forma oval perpendiculares las cuales giran entorno al eje de una de ellas. Este modelo es diferente a los anteriores ya que la cometa no posee partes fijas, sino que gira toda ella.

Hay otros tipos de aparatos voladores que últimamente proliferan en los Festivales, que han replanteando la definición de cometa, como son los "Bolos".

Los "Bolos", no se pueden considerar cometas rotor estrictamente, son más bien paracaídas que poseen un agujero que ocupa el 90% de su diámetro.

Al soltarlos, se elevan un poco, girando lentamente por la acción del viento. Estas dos circunstancias hacen que estas cometas se comenten en este apartado.


Ir a pagina principal de formas